top of page

10 consejos para superar un bloqueo creativo


10 consejos para superar un bloqueo creativo por Juan Pablo A. Sánchez King


¿Te ha pasado que se te presenta un problema o situación que resolver, y casi siempre recurres a las mismas aburridas respuestas? ¿O bien qué quieres hacer cosas nuevas, y simplemente no puedes? Si te cuesta trabajo generar ideas innovadoras o emprender nuevas conductas, estás frente a un bloqueo creativo.


Un bloqueo creativo ocurre cuando interrumpimos el flujo de ideas o alternativas de acción ante una problemática y no podemos distinguir o ver soluciones porque estamos atrapados en los mismos paradigmas. Por ejemplo, si creemos que todos los autos tienen cuatro ruedas, no nos es posible pensar en un vehículo que flote sobre el piso, o bien en uno que se deslice en una sola rueda como si fuera el “mouse” de un computador.


Fundamentalmente, estos bloqueos son emocionales. Y es que es muy común sentirnos en contradicción o en un conflicto de deseos. Deseamos conservar algo del status quo y nos paralizamos ante el cambio, al tiempo que la forma en hemos venido operando ya no es conveniente o simplemente ya no puede ser.


A todos nos ha pasado alguna vez, y aunque no existen fórmulas perfectas, te comparto 10 consejos para poder superar estos momentos:


1. Aceptar los cambios. Mostrar una actitud positiva frente al cambio es lo primero que podemos hacer. Si cambiaron nuestras circunstancias y se nos presenta un problema, la mejor postura es aceptar el cambio, aceptar el problema y sus preguntas. Resistirlo o mostrarnos antagonistas con las nuevas circunstancias nos hace parte del problema. El cambio habrá de convertirse en nuestro aliado, ya que al aceptarlo, podemos empezar a encontrar nuevos patrones o configuraciones hasta llegar a la recompensa biológica o placer correspondiente.


2. Identificar el problema. Es importante determinar si estamos frente a un problema que podemos solucionar, o si se trata de algo que escapa de nuestras manos. Por ejemplo, si nos enteramos que tenemos diabetes, hay que aprender a vivir con ella. Aceptarla, tomar el tratamiento para regularla y seguir adelante. No tenemos control sobre esta enfermedad incurable, y no podemos dar una solución creativa. En cambio si queremos bajar de peso depende de nosotros encontrar la solución (salvo que existan problemas de salud que lo impidan) podemos cambiar hábitos, establecer dietas, rutinas de ejercicio, etc. Hay cientos de posibilidades para ser creativo.


3. Preparación. Si no lo hacemos, nuestras respuestas siempre resultaran convencionales. Siguiendo con el mismo ejemplo, supongamos que queremos bajar de peso. Hacer ejercicio, ponernos a dieta, consultar un nutriólogo, son respuestas muy obvias. En este caso, estaremos aparentemente bloqueados, porque no hemos realizado la primera etapa del proceso creativo: La preparación. En esta etapa reunimos información sobre el problema y la analizamos, conversamos con especialistas, observamos el contexto, comparamos y contrastamos nuestro caso con otros, planteamos el problema de diferentes maneras, etc. De ahí, saldrán una infinidad de ideas, que nos permitan crear un programa óptimo para reducir el peso.


4. Mueve tu cuerpo. Los bloqueos creativos surgen de una falta de plasticidad o rigidez que no solo viene de la mente, sino también de cuerpo. Movilizar nuestro cuerpo ayuda muchísimo cuando estamos frente a retos o desafíos que requieran de nuestra creatividad. Prueba ir a caminar, o simplemente hacer flexiones y estiramientos todos los días. El yoga trae consigo muchos beneficios. Justo cuando busques respuestas creativas, prueba brincar estirando los brazos como boxeador, o mover todo el cuerpo en todas las direcciones al mismo tiempo por 3 minutos. Estos ejercicios instantáneamente nos refrescan la mente.


5. Hidratación y respiración. Cuando nuestro cuerpo está bien hidratado, funcionamos mejor, y no se diga de lo que nos pasa cuando tenemos niveles adecuados de oxigenación. Simplemente pensamos mejor. Tomemos en cuenta que nuestro cerebro está configurado para alertarnos ante la más mínima amenaza de cambio, y que en automático el miedo inhibe la respiración o la entre corta, aliviar la falta de oxigeno nos regula, relajándonos para que desaparezca el miedo.


6. Replantear del problema. Más de la mitad de una buena solución siempre viene del planteamiento del problema. Cambiar la pregunta, o la perspectiva desde donde estamos planteando el problema nos permite ver y considerar nuevos elementos. En vez de preguntarnos ¿Cómo podemos bajar de peso? Podemos plantear ¿De cuántas formas puedo subir de peso? Esta es una pregunta provocadora, que nos puede ayudar a encontrar maneras de bajar de peso que no encontraríamos de otra manera.


7. Generar preguntas desde distintas aristas, aspectos o puntos de vista pueden ser fuentes de creatividad. Cada pregunta permite un delimitado camino de posibles respuestas. Supongamos que queremos encontrar distintas formas de iluminar una habitación ¿Para qué quiero iluminarla? Esta pregunta a punta a las motivaciones.¿Cómo es que puedo iluminarla? Esta pregunta se enfoca en el proceso. ¿Cómo me puedo sentir satisfecho al iluminarla? Esta pregunta orienta a los resultados finales. Explorar distintas facetas, aspectos y motivaciones pueden orientarnos por caminos muy diferentes y generar desde ahí distintas ideas.


8. Identificar tu emoción y transformarla. Es común sentirnos frustrados e incluso llegar a pensar que no existe solución. Estos juicios nos gatillan emociones negativas. Las emociones no placenteras como el miedo, la ira, la tristeza, la desconfianza y la ansiedad nos restringen momentáneamente nuestro pensamiento y no nos permiten ver las posibilidades. Las emociones aflictivas no pueden existir en el presente, identificar la emoción y nombrarla bastara para transformarla.


9. Define el tiempo de entrega. Algo que resulta muy efectivo para sobreponerse a un bloqueo es comprometerse a entregar a un tercero nuestro resultado creativo. Esto se logra al definir un tiempo de entrega máximo para entregar una solución. Esta presión puede motivarnos a no perder tiempo, a enfocarnos y concretar. Adicionalmente está la motivación adicional de que seremos juzgados por un tercero, y es nuestra propia dignidad y autoestima la que nos empujara a salir del bloqueo.

10. Soltar. Hay otros momentos, en donde ya hemos puesto tanta energía y pensamiento a un problema que lo que corresponde es soltar, es abandonar el foco de nuestra atención y hacer cualquier otra cosa. Si dejamos reposar o abandonamos temporalmente la situación, es muy posible que nuestro bloqueo desaparezca espontáneamente. Dejar un espacio para la incubación, es parte del proceso creativo. Es natural que después de saturarnos podamos regresar frescos a la búsqueda de solución, o bien que simplemente desde el inconsciente y en los momentos menos planeados aparezcan de la “nada” nuevas ideas.


Los bloqueos creativos no solo son cognitivos, sino también emocionales. Los bloqueos surgen desde la tensión que existe entre lo que uno quiere y las restricciones que delimitan nuestro problema. Las personas creativas gustan de los retos y los desafíos, y son capaces de aceptar la incertidumbre, y sentirse cómodos en la ambigüedad. Son personas sumamente curiosas, perseverantes y cuentan con una capacidad para socializar sus ideas, es decir, se sobreponen al miedo al rechazo, al miedo a la incertidumbre y al vacío de la ambigüedad. Una persona creativa esta seguro que siempre hay nuevas maneras de hacer las cosas, ya cuenta con recursos cognitivos y emocionales para enfrentar los cambios y superar cualquier bloqueo que surja en el camino.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page